logo alternativo  
Destacamos

 

  Diciembre 18 de 2007

Pobreza y desempleo
Por Allende La Paz - Bogotá

La pobreza en Colombia. A pesar de los intentos del gobierno narco-paramilitar de Álvaro Uribe Vélez de disminuir o ‘informar’ que está ganándole la batalla a la pobreza, la realidad es que ésta está creciendo.

Ya nadie duda de las cifras reales. 2 de cada 4 colombianos en las ciudades y 3 de cada 4 en el campo son pobres. Lo cual confirma lo aseverado por algunos economistas de que la pobreza en Colombia está por el 70%. Son cifras incontrovertibles. La realidad así lo demuestra. Quisiéramos preguntar por qué, en razón de qué, se ha ido emprobreciendo nuestra población, nuestro pueblo.
También está fuera de toda duda que obedece a la sumisión de nuestro país a los dictados de los Estados Unidos, a través del FMI y la banca mundial. La ola neoliberalizadora impuesta por el FMI, con la privatización de las empresas estatales, feriadas al capital extranjero, tiró a la calle a miles de miles de trabajadores sin ninguna seguridad social.

Además el colapso de la agricultura por la importación de alimentos a los Estados Unidos –con la producción subsidiada-, llevó a los campesinos a romper frontera agrícola y, en ciertas zonas del país, a la producción del único producto rentable en estos momentos: la coca.

Esos planes imperiales tienen su componente militar –El Plan Colombia-, su componente económico –ALCA y TLCs- y su componente cultural –‘modo de vida estadounidense’-. La realidad, tozuda, nos muestra que los pueblos buscan sus propias soluciones.

El desempleo. Con las cifras del desempleo ha sucedido lo mismo que con los otros indicadores. A principios de 2002 se hablaba de que las cifras de desempleo estaban alrededor del 21%. Con la llegada de Uribe Vélez al poder –se convirtió así en Inquilino de la Casa de Nariño- se procede a revisar la metodología de medición. Resultan así las nuevas –falseadas- cifras de todos los indicadores colombianos.

De acuerdo con el Inquilino de la Casa de Nariño, el incremento del PIB produce como por ‘arte de magia’ la reducción la tasa de desempleo. Nada más falso, y Colombia es la prueba de ello. La ‘cacareada’ boyante situación económica en Colombia –por cuenta del sector financiero (especulativo) y la llegada ininterrumpida de narcodólares- no se traduce en un aumento del empleo porque esos dos sectores no generan ningún empleo. Ahora bien, ya fue denunciado por investigadores de la Universidad Nacional que en los últimos 14 años el sector empresarial no generó NI UN EMPLEO.

Entonces nos queda la duda –por decir lo menos- de dónde saca el gobierno que “la reducción de la tasa de desempleo nacional significó el aumento de más de 1,2 millones de nuevos ocupados pasando de 16,7 millones en el período octubre 2001-septiembre2002 a cerca de 17,9 millones en octubre 2006-septiembre 2007” (cifras de Planeación Nacional).

Como si fuera poco, escamotea el desempleo del sector rural en donde es crítico. Dicen los magos de Planeación que “la tasa de desempleo promedio anual en las 13 áreas metropolitanas fue del 12 por ciento en el período octubre 2006-septiembre 2007, lo que significó una reducción de 5,9 puntos porcentuales frente a los resultados obtenidos en el período octubre 2001-septiembre 2002”. De paso le echa un baldado de agua sucia al gobierno de Andrés Pastrana.

En conclusión, el desempleo está ‘disminuyendo’ por la operación fraudulenta de revisar y maquillar las tasas, a menos que tal disminución se deba a la política de exterminio de Uribe Vélez con 11.282 asesinatos, los asesinatos silenciosos por el hambre y la desnutrición, y los asesinatos en ‘los paseos de la muerte’.
Nuestro Libertador lo dijo en carta a Santander el 12 de noviembre de 1823: “Un necio no puede ser autoridad”.